Paco Ureña: “No voy a dejar de torear corridas de Adolfo o de Victorino”

El diestro de Lorca, que torea este próximo domingo en Guadalajara (Méjico), ha podido hablar en el programa “Los Toros” con Manolo Molés

Por Antonio José Candel

Paco Ureña ya está en Méjico. Concretamente en Aguascalientes, en casa de Arturo Macías, donde sigue preparando su cita con la afición del otro lado del Atlántico. Será el próximo domingo, en Guadalajara, capital y urbe más poblada del estado de Jalisco. El diestro de Lorca trenzará el paseíllo en la plaza de toros “Nuevo Progreso”, antes “Monumental de Jalisco”, donde lidiará un encierro de Los Cués junto a Ignacio Garibay y Fermín Rivera.

Desde allí ha atendido al programa de información taurina que se emite todos los domingos y que dirige Manuel Molés.

“Paco… Paco Ureña… ¡Paco! ¡Aquello es más grande que La Escucha!”, preguntó con suma complicidad el periodista de la Cadena SER. “Pues sí, un poquito más, pero no estoy haciendo nada de turismo”, asentaría segundos después y entre risas Ureña.

Allí, según el maestro Chenel, es donde se lidia el toro más serio: “Se puede venir pensando que es sencillo pero, el de aquí, es un toro duro. Hay que entenderlo y cuesta mucho trabajo acoplarse a este tipo de toro”.

Conocido es el carácter dual del torero. Su capacidad para hacer frente a todo tipo de encastes y someterlos para conseguir torear como los ángeles no es una labor sencilla. También lo hace con el llamado “toro artista”. Su conocimiento, pureza y verdad lo han aupado como torero de Madrid. “Lo que necesito es poder expresarme. Poder expresar lo que llevo dentro como torero, hacerlo con mis recursos. Indudablemente conozco mis defectos y, uno de ellos, es el no torear como yo lo siento”.

Sobre el desarrollo de la temporada, en la que el diestro ha sumado un total de 29 paseíllos consolidándose, además, como figura del toreo gracias a sus triunfos en plazas como Sevilla o Madrid, Ureña ha explicado que “es muy difícil, con este tipo de corrida de toros, sobrevivir o triunfar todas las tardes. Es casi un milagro. Quien no lo quiera ver es porque quiere cerrar los ojos –añade Ureña— pero creo que se han hecho méritos suficientes para estar en todo tipo de corridas”. Y es que la casta de torero, de torero legítimo entregado a su profesión, la lleva impregnada en su ser: “Lo tengo clarísimo: no voy a dejar de torear corridas de Adolfo o de Victorino”, apostilla sin titubeos.

Ureña también ha hablado de su divorcio con la Casa Chopera, unidos desde la temporada 2014. “Estoy muy agradecido a la Casa Chopera. Gracias a ellos estoy aquí. Cuando nadie apostaba por mí, ellos lo hicieron”. Paco, en una nueva muestra de sinceridad, describe el ocaso del acuerdo de apoderamiento: “Los toreros son como los matrimonios: a veces hay situaciones que cada uno la evalúa desde un punto de vista. Tengo que guiar mi carrera por donde yo la siento, nada más”.

9707_cartel ureña mejico

En Entrevistas

Comentarios:

Todavía no hay cometarios, sea el primero en comentar...

* Campos obligatorios
Texto...
Utilizamos cookies para mejorar la navegación en el sitio. Más información Aceptar