Doce trofeos y la solidaridad como protagonistas en La Condomina

La XXIII edición del festival taurino a beneficio de la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) deja un balance de 11 orejas y un rabo con una plaza de toros que rozó el lleno
Antonio José Candel

La plaza de toros de La Condomina ha vuelto a acoger el `Festival de la Alegría´ en los albores de la primavera. Precisamente, con ese esplendor primaveral, esta vigésimo tercera edición no ha defraudado y –con un lleno en los tendidos— el balance artístico llega a reflejar el desarrollo emocionante y afable del que es considerado uno de los festivales con más solera del actual panorama taurino. Antes de que rompiera el paseíllo en el coso de la Ronda de Garay un grupo de jóvenes y alumnos de la Escuela de Tauromaquia de la Región de Murcia exhibieron –en una aplaudida vuelta al ruedo— una pancarta en señal de apoyo a la fiesta.

Consumada la tradicional entrega de recuerdos a los actuantes por parte de la junta directiva de la AECC de Murcia, Sergio Galán inauguró el festejo con un toro manso de Los Espartales con el que –a pesar de su condición— pudo lucirse en los primeros compases montando a Ojeda. Con el astado cerrado en tablas, el final de la actuación del caballero rejoneador se desvaneció. Tuvo que descabellar y terminó por enfriar a los tendidos. Oreja.

Pepín Liria regresaba al coso murciano con `Calabreso´, un novillo de viveza y bravura extraordinarias de la ganadería de El Juli. Lo recibió a porta gayola y pudo sostenerlo para firmar un bullicioso y variado saludo capotero. A la muleta llegó con sus condiciones intactas: pronto, obediente a los toques, profundidad en la embestida, repetidor, codicioso. Un novillo que, por momentos, desbordó a su matador. Aunque la faena no fue rotunda, Liria dejó pasajes de mucha intensidad por el calado sentimental que le ata a esta su plaza. Ejecutó la suerte y sembró una estocada que tardó en doblar al bravo ejemplar de El Freixo. Dos orejas tras aviso y ovación en el arrastre para `Calabreso´.

David Fandila `El Fandi´, que sustituía a Andrés Roca Rey, ha sorteado otro gran ejemplar, de nombre `Travieso´ herrado con el número 49. El astado de El Freixo embistió noble, profundo y con entrega desde el principio. Como un tren acudió en banderillas. Y en la muleta fue un toro repetidor, con clase y humillación. Fandila selló entonces una faena de mayor puesta en escena que verdad. Aun así, la plaza fue un manicomio cuando la estocada caída que dejó volcó rápidamente a su antagonista. Máximos trofeos y ovación en el arrastre para `Travieso´.

Cayetano y `Noria´ compartirían el capítulo más insulso de la tarde. Con todo, el diestro cuenta con sus partidarios y esos mismos pidieron con fervor el premio. Tampoco anduvo fino con los aceros.

Paco Ureña ha vuelto a protagonizar el toreo de más valor con una labor sorda, valiente y de una gran predisposición. El torero de Lorca se midió a un oponente incierto y reservón desde el primer muletazo. No se arrugó y sacó el genio y la autoridad que necesitaba la brusca embestida de `Salado´. Ureña lució entonces su maestría, sin estrecharse. Naturales enroscados a la cintura, de uno en uno; ejecutados con aplomo y pureza. De extraordinaria composición. ¿Qué ha faltado para el triunfo? Una mayor conexión con el público que quizá hubiera existido de haber sonado la música a tiempo. Por lo visto no fue merecedor de la gracia del pasodoble hasta bien adentrados en la faena. En fin. Oreja con petición de la segunda.

La faena de López Simón tampoco alcanzó la rotundidad esperada. Faltó la ambición que sí tuvo `Calabreso´ en otra demostración de brava y franca embestida. Muleteó por los dos pitones con cierto lucimiento y eso le bastó para pasear las dos orejas.

Cerró este triunfal festival el exalumno de la ET de la Región de Murcia Fran Ferrer. Expuso su sincera juventud en cada tercio: osadía con el capote y audacia con la muleta. `Pisa-uvas´ embistió largo y con nobleza y Ferrer aglutinó estas cualidades para hilvanar series por el pitón derecho de mucho eco en los tendidos. Faena de mucho compromiso la protagonizada por el novillero. Sus fallos con la espada no censuraron su extraordinaria disponibilidad: dos orejas.

- Ficha del festejo:

Plaza de Toros “La Condomina”. XXIII Festival a beneficio de la AECC de Murcia. Casi lleno en los tendidos. Se lidiaron siete novillos: uno de Los Espartales para rejones, manso, y seis de El Freixo para lidia a pie, de gran juego a excepción de los deslucidos cuarto y quinto.

Sergio Galán (rejoneador): oreja.
Pepín Liria: dos orejas tras aviso.
David Fandila `El Fandi´, que sustituía a Andrés Roca Rey: dos orejas y rabo.
Cayetano: una oreja.
Paco Ureña: una oreja.
Alberto López Simón: dos orejas.
El novillero Fran Ferrer: dos orejas.

En Crónicas

Comentarios:

Todavía no hay cometarios, sea el primero en comentar...

* Campos obligatorios
Texto...
Utilizamos cookies para mejorar la navegación en el sitio. Más información Aceptar