El silencio de los corderos

La ausencia del diestro Rafael Rubio ‘Rafaelillo’ del ciclo murciano, por tercer año consecutivo, vuelve a tropezar con la inacción y el silencio del Club Taurino de Murcia ante tal injusticia
Jesús Cano Melgarejo

Las diferencias entre Rafaelillo y el empresario de la plaza de toros de Murcia son cada vez más insalvables. Por tercer año consecutivo, el torero en activo más importante que tiene la Región de Murcia vuelve a quedarse fuera de la Feria de Septiembre. Pura injusticia.

¿Se imaginan a Paco Ureña fuera del ciclo? Yo realmente no. Pero, ¿qué pasa con Rafaelillo? El diestro murciano sigue sin hablar y las versiones entre Ángel Bernal y Lionel Buisson, apoderado de Rafaelillo y Ureña, publicadas en la web de información taurina El Muletazo sobre la ausencia del torero en la feria son contradictorias. Un lío descomunal.

El silencio del Real Club Taurino de Murcia sobre esta sinrazón es rotundo. Lo entendemos, claro. ¿Anteponer el interés del aficionado –de su aficionado— al del empresario Bernal? ¡Ni de coña vamos! Si Ureña sufriese este ‘maltrato’, la entidad taurina que preside Juan Coronel vendría a manifestarse a las puertas de La Condomina. En el caso murciano derivamos más bien en un: “Usted sólo sabe presumir y lucir la chapa”, que diría Robert de Niro en “Los intocables de Elliot Ness”. Mientras tanto, los corderos mantienen su silencio.

En Opinión

Comentarios:

Todavía no hay cometarios, sea el primero en comentar...

* Campos obligatorios
Texto...
Utilizamos cookies para mejorar la navegación en el sitio. Más información Aceptar