Fulgencio Gil, alcalde de Lorca: “No podemos resignarnos a perder este inmueble histórico”

El primer edil de la Ciudad del Sol apuesta por recuperar el coso de Sutullena como un espacio polivalente destinado a fines hosteleros, museísticos, culturales y con oficinas de atención y servicio al ciudadano. La oferta de venta de la propiedad de la plaza ronda los 1,3 millones de euros
Antonio José Candel / Foto: Ayuntamiento de Lorca

El Pleno del Ayuntamiento de Lorca ha aprobado este viernes una moción que provee de potestad al Equipo de Gobierno municipal para iniciar las negociaciones con la propiedad de la plaza de toros de Sutullena con el objetivo de su adquisición. La propuesta, presentada por el Equipo de Gobierno municipal, viene reforzada por la intención de venta presentada por los propietarios del inmueble al Ayuntamiento de la Ciudad del Sol y cuya operación podría rondar los 1,3 millones de euros.

La moción ha quedado aprobada con los 20 votos a favor que suman los concejales de PP, PSOE y Ciudadanos. El voto negativo de los tres concejales de IU no es definitivo ya que, en referencia a su primera negativa para el acuerdo, contempla la opción de volcar su decisión tras el pertinente estudio llevado a cabo por este grupo municipal.

El primer edil, Fulgencio Gil, ha afirmado que esta moción ha sido presentada por parte de la propia alcaldía “con el objetivo de avanzar en los trámites tendentes a la posible adquisición del inmueble en cuestión”. El alcalde tampoco ha querido dejar dudas acerca de la importancia del coso de Sutullena para Lorca: “Estamos hablando de un edificio emblemático, vinculado a la vida social de los lorquinos y en el que hemos disfrutado de momentos inolvidables gracias a las actuaciones musicales, exhibiciones deportivas, eventos ecuestres, incluso mítines políticos que ha acogido. La Plaza de Sutullena –ha afirmado— es testigo de la vida social de Lorca, y es un edificio que, a pesar de no ser de los lorquinos, hemos considerado nuestro”.

La negativa de Fulgencio Gil y de su equipo de gobierno ante la posibilidad de perder un edificio que ha cumplido los 125 años de historia ha quedado reflejada durante el Pleno: “Lorca no puede resignarse a perder la Plaza de Sutullena. Si se decide comprar la Plaza –ha añadido— será destinada a coso polivalente con el objetivo de albergar instalaciones de atención y servicio al ciudadano, además de uso hostelero y museístico. El objetivo es que mantenga sus puertas abiertas a lo largo de todo el año, proponiendo incluso albergar juegos infantiles en su interior para dotar al inmueble de un marcado perfil social y familiar”.

Debido a los graves daños ocasionados por los terremotos de 2011 en la estructura de este inmueble, las obras de rehabilitación necesarias se financiarán a través de los fondos del Plan Director para la Recuperación del Patrimonio, con una dotación cercana al millón de euros. La Fase I de las obras previstas para devolver a la plaza de toros de Sutullena su funcionalidad ya fue presentada el pasado 9 de enero, para el que se cuenta con un presupuesto de 540.560 euros.

Fulgencio Gil ha agradecido el apoyo de PSOE y Ciudadanos, indicando además que el proyecto contará con las aportaciones de colectivos vecinales y agentes sociales, con especial mención al Club Taurino de Lorca, presidido por Juan Coronel.

Reseña histórica de un coso centenario

Las gestiones para la construcción de la actual Plaza de Toros de Lorca comenzaron a finales de 1891 sobre planos del arquitecto Justo Millán y su inauguración tuvo lugar el 29 de junio de 1892, con ganadería del Duque de Veragua que torearon los diestros Rafael Molina “Lagartijo”, Antonio Reverte y Rafael Guerra "Guerrita".

Las obras de restauración del coso se llevaron a cabo, con las estrecheces propias de la posguerra, entre 1941 y 1945, año éste en que volvió a funcionar con una corrida inaugural celebrada el 2 de septiembre. Dirigió las obras de recuperación como arquitecto Daniel Carbonell, como aparejador José Vallejo y la empresa encargada de la reconstrucción fue Mato Alberola.

Prácticamente toda la obra interior hubo de ser rehecha o retocada, renovando por completo el graderío y los accesos y perdiendo en esa reforma la balconada superior. El tejado de la grada superior que hoy existe se construyó a dos aguas, vertiendo también hacia el interior de la plaza.

Tras su reinauguración, la Plaza de Toros ha seguido cumpliendo con su función de coso taurino, añadiéndosele el de lugar idóneo para la celebración de otros muchos espectáculos tales como cine, actuaciones musicales, grandes conciertos, cabalgatas de Reyes, exhibiciones ecuestres y de enganches, eventos deportivos de toda clase, ferias comerciales, recepción de autoridades y personalidades, y celebración de eventos multitudinarios en general que la han convertido en un verdadero recinto polivalente y multiusos, prestando importantes servicios al Municipio, vivos y presentes en el recuerdo de muchos lorquinos.

Los terremotos de 2011 volvieron a poner la Plaza de Toros en un estado parecido al que presentaba tras la finalización de la guerra civil. Se acometieron entonces algunas actuaciones de urgencia para evitar daños a la vía pública y el derrumbe de algunas partes del edificio, quedando a la espera de unas necesarias obras de recuperación y mejora.

En Noticias

Comentarios:

Todavía no hay cometarios, sea el primero en comentar...

* Campos obligatorios
Texto...
Utilizamos cookies para mejorar la navegación en el sitio. Más información Aceptar