Jorge Rico se descubre con torería en Calasparra

El novillero alicantino sorprende con torería, abre la primera puerta grande del ciclo y se postula como firme candidato a la Espiga de Oro 2017
Antonio José Candel / Fotos: Toromedia

La esencia fundamental de una feria de novilladas de renombre como la de Calasparra debe residir siempre en el toro y en el valor impredecible de la sorpresa. Sorpresa que protagonizan en algunas de esas tardes los jóvenes que se visten de luces y revisten de valor para trenzar el paseíllo y que hoy –esa sorpresa— ha entregado a la tauromaquia un nuevo talento: Jorge Rico.

Y es que Jorge Rico demostró durante toda la tarde las cualidades que aúpan a un novillero a la cima: valor, ambición, entrega sin excusas, voluntad, variedad, conocimiento de los tercios… ¡y encima torea! Con su primer Villamarta, tercero del festejo, el acople surgió a borbotones. Fue un novillo extraordinario y que el joven pudo lucir en una labor de desmayo y relajo. De principio a fin y la gente rota con él. Porque desde el ajustado saludo capotero, un lucido tercio de varas –bien ejecutado por Diego Cotán— y el quite por chicuelinas, Jorge Rico demostró su compromiso con la idiosincrasia de la afición calasparreña. El brindis al respetable no hizo más que confirmar ese compromiso y, pronto y en la mano, se puso a torear por el pitón derecho. Su sincera y alegre expresión denotaba felicidad, convicción en su obra, lo que estimuló aún más furor en los tendidos. Encauzó las codiciosas embestidas de ‘Perezoso’ para conseguir suaves muletazos, muy lentos y mandones. El pitón izquierdo fue otra mina. Un desarme en los finales, resuelto con garbo, no cortó el clima ascendente de la faena. Y para matar, mucha más convicción. Apabullante decisión para dejar una estocada recibiendo al negro burraco. Cayó delantera y perpendicular y culminó el capítulo con un golpe de descabello.

El sexto fue otro toro de grandes opciones. Se llevó el lote el alicantino. Templó y marcó el ritmo de una faena que debió volcar por el extraordinario pitón izquierdo de ‘Arrumbalento’. Aquí también falló el acople. El acople y los aceros.
9422_jorge rico natural
Jesús Enrique Colombo regresaba a Calasparra con la intención de volver a jugar la quiniela por la Espiga de Oro. Este año no pudo ser. El lote más deslucido cayó del lado del venezolano y solo pudo dar cuenta de su extraordinario estado de forma. Anduvo sobrado con el precioso primero, un toro con leña por delante y al que tuvo que someter no sin esfuerzo. El aplomo; pasmoso. Su apetito torero; intacto pese a los continuos tornillazos de ‘Jerezano’.

Ante el cuarto volvió a agradar. En banderillas, tercio muy dominado por Colombo, clavó un tercer par al violín ajustadísimo. ‘Azafrán’ fue brusquito en el embroque, aunque persiguió los engaños con codicia. Con codicia pero sin poder. Y fue ahí cuando el espada aguantó parones siendo prendido de fea manera, destrozándole la taleguilla a la altura del muslo izquierdo. Afortunadamente, se recuperó sin mayores consecuencias y pudo despachar al de Villamarta con una estocada desprendida.
5976_colombo
El segundo de la tarde, de nombre ‘Guerrero’, bajó mucho en presentación con respecto a sus hermanos. En la muleta de Andy Younes el animal mostró nobleza y fijeza. También humillación hasta que sus fuerzas dijeron que nones. El novillero francés, sin arrugarse tiró de él y –valiente, seguro y muy fresco de ideas— pudo ligar muletazos. La espada no acompañó su tenacidad y el premio se resumió a una ovación.

El quinto fue otro novillo muy serio que enseñaba las puntas por delante. Este ‘Lunaroso’ también navegó, o más bien naufragó, en el mar de la flojera desesperante. No se entregó en ningún momento, muy agarrado al piso. El torero volvió a errar con la tizona.
8188_younes
- Ficha del festejo:

Plaza de Toros de 'La Caverina'. 2/3 de entrada. Novillos de Villamarta, irregulares de presentación y juego. Excelente el tercero, de nombre ‘Perezoso’, premiado con la vuelta al ruedo en el arrastre.

Jesús Enrique Colombo: oreja y ovación con saludos.
Andy Younes: ovación y silencio.
Jorge Rico: dos orejas y vuelta al ruedo.

Jorge Rico fue atendido en la enfermería de un fuerte hematoma encima del peroné de la pierna izquierda, pendiente de estudio radiológico.

En Crónicas

Comentarios:

Todavía no hay cometarios, sea el primero en comentar...

* Campos obligatorios
Texto...
Utilizamos cookies para mejorar la navegación en el sitio. Más información Aceptar