Miguel Ángel Pacheco acaricia el ‘sorpasso’ por la Espiga de Oro

El novillero de La Línea, que entraba en el último festejo del ciclo arrocero por la vía de la sustitución, borda el toreo al natural con un Cuadri sobresaliente
Antonio José Candel / Fotos: Toromedia

La tónica de buenos y encastados toros se ha mantenido hasta el cierre de una exitosa Feria Taurina del Arroz en lo que se refiere al ámbito ganadero. Los ejemplares reseñados para Calasparra por los herederos de D. Celestino Cuadri respondieron a su comportamiento exigente y no lo pusieron fácil a sus lidiadores. El toro debe ser así.

Gerardo Sánchez debutaba en suelo español y sus dos actuaciones en Calasparra no pudieron ser más nefastas. Voluntad y poco más del mejicano que, sobre todo a espadas, demostró estar muy falto de oficio.
3753_gerardo
Ángel Jiménez se mostró animoso desde la larga cambiada. La lidia de su cuadrilla no ayudó al desarrollo de las virtudes del astado de Cuadri. Aun así, y mediada la faena, el espada pudo sacar en limpio una serie por el derecho. Si no tocaba las telas, ‘Choquero’ era otro. Pinchó en repetidas ocasiones y escuchó un aviso. El quinto del festejo despertó las protestas de los tendidos al salir acalambrado pero el presidente, con buen criterio, tuvo paciencia y lo mantuvo en la arena. A la postre sería un toro muy parado, al que le costó acudir con alegría al engaño. Jiménez, firme, no cesó en su empeño y –tras una labor sorda— justificó su presencia en la Villa Arrocera.
3256_angel jimenez
Miguel Ángel Pacheco, que remataba el cartel por la vía de la sustitución, estuvo muy cerca de protagonizar el ‘sorpasso’ por la Espiga de Oro. El tercero de la divisa morada, amarilla y blanca descubrió un extraordinario pitón izquierdo que el novillero supo explotar con temple a lo largo de una faena muy estructurada. Y es que el orden es fundamental. Hacerle las cosas tan bien a ‘Coralito’ dio fruto y, una vez más, quedó patente la clave importancia de una cuadrilla competente y con oficio. Saludaron en banderillas Javier Cerrato y Alberto Carrero. Pacheco, pulcro y clásico, dibujó naturales con mucho sabor. El pitón derecho era una trampa y volvió a torear por la mano zurda en un final dándole todo el pecho. Se tiró a matar y dejó un estoconazo. La petición, proporcionada y justa por las dos orejas. El presidente, increíblemente, no lo vio así. Los dos trofeos eran merecidos.

Saludó con garbo al último novillo de la feria. El burel, tardo y complicado, acudía como un tren a la franela de Pacheco. Quedaba corto y daba tornillazos, pero la entereza del espada –sin arrugarse— se aunó con su conocimiento para descorchar buenos muletazos. No claudicó en ningún momento y escuchó la última ovación del ciclo.
369_pacheco
- Ficha del festejo:

Plaza de Toros de ‘La Caverina’. Sexta y última de feria. Más de tres cuartos de entrada. Novillos de Hijos de D. Celestino Cuadri, bien presentados y de juego variado. Destacaron tercero y cuarto.

Gerardo Sánchez: silencio tras aviso y silencio tras dos avisos.
Ángel Jiménez: silencio tras aviso y palmas.
Miguel Ángel Pacheco: oreja con fuerte petición de la segunda y ovación.

Saludaron en banderillas Javier Cerrato y Alberto Carrero, de la cuadrilla de Miguel Ángel Pacheco, después del buen tercio de banderillas ejecutado en tercer lugar.

En Crónicas

Comentarios:

Todavía no hay cometarios, sea el primero en comentar...

* Campos obligatorios
Texto...
Utilizamos cookies para mejorar la navegación en el sitio. Más información Aceptar