Excelso y honorable Ponce

La corrida de Luis Algarra no termina de romper y tan solo el buen cuarto, sometido por la maestría de Enrique Ponce, consigue dulcificar el segundo festejo del abono murciano
Antonio José Candel / Fotos: Toromedia

La Condomina volvió a moverse durante la segunda de abono entre el aburrimiento y el triunfalismo. Entre la embestida de toros descastados y la voluntad de los de luces por agradar y triunfar. Solo Ponce tras una magnífica faena a ‘Triguero’, para el que el público llegó a pedir el indulto y al que el diestro de Chiva no dudó en despachar, consiguió cruzar el umbral de la puerta grande.

Enrique Ponce y ‘Gobernante’ no encontraron entendimiento en el saludo capotero. El burel salió suelto y desentendido de los engaños del diestro valenciano. Rehuyó la pelea en el caballo y fue imposible sujetarlo en el capote de Mariano de la Viña. En la muleta, Ponce trató de cuidarlo en una somnolienta labor, congruente con la debilidad del animal. Los derechazos templados y los naturales muy lentos por la flojedad de la res no alcanzaron el lucimiento necesario para optar el premio. Falló a espadas antes de dejar una estocada caída.

El cuarto parlamento fue una lección de armonía del maestro de Chiva. Ponce, muy torero desde los doblones iniciales, dio otro recital de cómo cuidar a los toros. Embarcó a ‘Triguero’ con facilidad, luciendo su maestría. El temple, la calidad y el ritmo en las embestidas de ejemplar de Algarra permitieron al diestro reverdecer en Murcia las sensaciones de su toreo señorial y excelso. La plaza enloqueció pidiendo el indulto. Pero ahí apareció la cordura de Don Enrique Ponce que sin divagar hipócritamente coronó su obra con una gran estocada, marca de la casa. Ponce: el toreo sin más. Máximos trofeos para el diestro y vuelta al ruedo en el arrastre para ‘Triguero’.
2266__57R1563
Julián López ‘El Juli’ sorteó en segundo lugar un toro de Luis Algarra que embistió con clase y dulzura, pero al que le faltó transmisión. ‘Pelotero’ acudió a la muleta de Julián con docilidad, obedeciendo a los toques mandones del madrileño. Con la derecha puso ritmo y ligazón en una faena de más puesta escena que verdad. La plaza enloquece tras los circulares finales, templadísimos. Mató de media estocada trasera, suficiente para que la petición fuera mayoritaria: oreja.

Con el quinto –bonachón, pero sin codicia ni entrega— el torero anduvo muy por encima. No se entregó en la muleta de Julián y condenó al olvido el trasteo insípido.
5691__C2Z5610
Cayetano anunció pronto su actitud con dos largas cambiadas de rodillas en el recibo. Las enlazó con suaves verónicas, de muñeca flexible, y con una media con las rodillas sintiendo de nuevo el albero murciano. Ya con la franela, Cayetano dio distancia al toro en los primeros compases; lo engancha y liga. La faena la erigió con sentimiento, casi toda ella interpretada sobre la mano diestra. Con mucho gusto y compostura, aunque con todos los alivios. Mató de estocada contraria tras pinchar. Aun así, la simpática Condomina le pidió el apéndice.

‘Retaco’, el cierra plaza, fue un toro reservón y que embistió siempre a la defensiva. Cayetano solo pudo justificarse ante los visos de funeral del toro de Algarra. La intoreabilidad manifiesta aburrió y el diestro hizo bien en abreviar.
4691__C2Z5879
- Ficha del festejo:

Plaza de Toros de ‘La Condomina’. Segunda corrida de abono. Casi tres cuartos de entrada. Toros de Luis Algarra, justos de presentación, nobles y con opciones. Destacó el cuarto, ‘Triguero’, premiado con la vuelta al ruedo en el arrastre.

Enrique Ponce: ovación con saludos y dos orejas y rabo.
Julián López ‘El Juli’: oreja y ovación con saludos.
Cayetano: oreja tras aviso y silencio.

En Crónicas

Comentarios:

Todavía no hay cometarios, sea el primero en comentar...

* Campos obligatorios
Texto...
Utilizamos cookies para mejorar la navegación en el sitio. Más información Aceptar