Gestos imborrables

A la emoción sincera y profunda acumulada en mi alma por ver torear a Cama ante su gente se sumó el conocer por casualidad a Bárbara, un ángel verdadero
Jesús Cano Melgarejo

Hay días que se viven intensamente por su alto contenido en gestos humanos. Hay momentos imborrables, que siempre quedarán en la mente de la persona. Lo vivido el pasado domingo en Cieza me sirvió para reflexionar sobre la reacción espontánea del ser humano.

La tarde iba de emociones, los ciezanos tenían una cita importante en su plaza de toros, un hijo del pueblo se doctoraba en Tauromaquia, menudo acontecimiento. Con un currículum sobresaliente, Antonio Cama enriqueció con su alternativa la historia de una ciudad que siempre ha presumido de tener fervor por los toros.

A la emoción sincera y profunda acumulada en mi alma por ver torear a Cama ante su gente se sumó el conocer por casualidad a Bárbara, un ángel verdadero. Sin saber cómo se actúa cuando el destino te da tan grandiosa oportunidad, decidí pedir ayuda urgente, Bárbara me había conquistado. Pronto encontré refuerzos, los toreros se sumaron a la causa de una manera ejemplar. El mundo anda revuelto, pero a veces la magia que envuelve la Fiesta de los Toros te deja ver gestos imborrables. Gracias Fortes, gracias Rafaelillo, gracias Soler, gracias Carlos, gracias Ureña, gracias Noemí... Gracias Bárbara. #TodosConBárbara

En Noticias

Comentarios:

Todavía no hay cometarios, sea el primero en comentar...

* Campos obligatorios
Texto...
Utilizamos cookies para mejorar la navegación en el sitio. Más información Aceptar