Hacia el precipicio

Los espectáculos taurinos, salvo excepciones, han arrojado esta temporada importantes pérdidas. Solo la plaza de toros de Murcia ha registrado un ligero repunte
Jesús Cano Melgarejo

Nunca pensé que la situación de la Fiesta llegaría a preocuparme tanto. Cuando se tira con excesiva violencia de una cuerda al final termina rompiéndose. La Tauromaquia en la Región de Murcia va camino de una quiebra insalvable. Duro panorama, pero real.

Los espectáculos taurinos, salvo excepciones, han arrojado esta temporada importantes pérdidas. Solo la plaza de toros de Murcia ha registrado un ligero repunte. Por su parte, figuras como Julián López ‘El Juli’, Miguel Ángel Perera o Cayetano no consiguieron llenar el coso de La Era el 27 de septiembre en Abarán. Tome nota, señor Bernal.

Cieza tampoco se ha salvado de la quema durante este 2017. Al esperanzador inicio de la temporada le siguió una Feria de San Bartolomé para salir corriendo. El empresario del coso, Antonio Soler, cumplió con su palabra y dio todos los espectáculos programados. La feria de Blanca ha seguido siendo rentable económicamente. ¡Lo que arreglan las subvenciones!

Cehegín acogió con éxito una corrida de Miura, Yecla sigue dormida, y sin visos de despertar, y Lorca –con un festival benéfico— y Caravaca de la Cruz –con su plaza de toros cerrada a cal y canto— tampoco contemplan un futuro del todo claro.

Con estos datos solo nos cabe pensar que 2018 será un año complicado para los taurinos en la Región de Murcia. Ojalá me equivoque…

En Opinión

Comentarios:

Todavía no hay cometarios, sea el primero en comentar...

* Campos obligatorios
Texto...
Utilizamos cookies para mejorar la navegación en el sitio. Más información Aceptar