¿Dónde estás, ANOET?

No es la primera vez que las empresas taurinas que comandan el orbe taurino denuncian el trato de las administraciones con sus pliegos abusivos
Antonio José Candel

La inexistente y tantas veces demandada unidad para edificar un sector sólido y robusto en torno al mundo del toro vuelve a ser un lastre para los intereses de la Tauromaquia. La escasa capacidad de reacción ante los pliegos abusivos y las zancadillas administrativas que suelen torpedear proyectos empresariales a medio o largo plazo, necesarios para consolidar la fiesta de los toros en tantas plazas, vuelve a dejar en un escenario de dudoso equilibrio el futuro de plazas de toros como la de Zaragoza o la de Burgos.

Una vez más, y aunque ahora se pone realmente de manifiesto el afán recaudatorio que inunda a las administraciones públicas cuando se trata de negociar con este anquilosado sector taurino, la falta de autocrítica vuelve a ser necesaria. No es la primera vez que las empresas taurinas que comandan el orbe taurino denuncian el trato de las administraciones con sus pliegos abusivos. Es verdad. ¡Si es que tienen razón!

Pero: ¿se han manifestado ya los Canorea, Pablo Chopera, Ramón Valencia o Simón Casas para denunciar estas últimas perversiones políticas? ¿Dónde está o cual es el papel de ANOET? Algo tendrán que decir a favor de la Tauromaquia: ese espectáculo único que gestionan, del que viven y que sigue siendo hoy el segundo espectáculo de masas de España. No olvidemos esto.

El mundo del toro no vive de las subvenciones. Son todo burdas manipulaciones. ¡Ahí tienen la prueba! Es el momento para que ANOET y todo el sector taurino salgan de su estrecho callejón y hagan suya la autopista de la realidad. Que se exponga ante la sociedad en general la verdadera magnitud cultural, social y económica que encierra la Tauromaquia. Mientras no sea así, mientras no se consolide esa unión, defendernos con los avatares de siempre no bastará. Los caprichos políticos, algunos cuajados en algunos callejones, nos seguirán condenando.

P. D.: La Región de Murcia, desde luego, no escapa de este galimatías. Blanca, que en estos momentos celebra un ciclo cultural sin repercusión mediática alguna a pesar de contar con la comparecencia de grandes profesionales del estamento taurino, aún sigue sin anunciar ese pliego que marque las condiciones y las pautas a seguir para consolidar definitivamente su ciclo de novilladas y la feria taurina ‘Villa del Toro’. Parece que las expectativas creadas con el cambio de gobierno han tornado en estériles esperanzas.

En Opinión

Comentarios:

Todavía no hay cometarios, sea el primero en comentar...

* Campos obligatorios
Texto...
Utilizamos cookies para mejorar la navegación en el sitio. Más información Aceptar