El adiós paciente

Padilla ha cumplido con creces con su jura como torero y defensor de la Fiesta Brava, pero como en toda realidad que se precie lo eternamente idílico no existe y después de su admirable estoicismo el aficionado comenzaba a discutirle su posición
Antonio José Candel / Foto portada: Reuters

Juan José Padilla ha decidido poner punto y final a su carrera como torero, aunque no de manera inminente. El Ciclón de Jerez, después de una temporada en la que ha encabezado el escalafón de matadores con 56 corridas, 95 orejas y 9 rabos; tras resucitar de sus propias cenizas durante aquella tarde de 2012 en Olivenza; desde que se doctorara en Tauromaquia en 1994 para hacerse torero de ganaderías duras, trenzará sus últimos paseíllos durante la próxima temporada.

Una campaña que comenzará en la Feria de la Magdalena de Castellón y que alargará hasta su despedida –como no podía ser de otra manera— en la Feria del Pilar de Zaragoza. Y es que Padilla ha cumplido con creces con su jura como torero y defensor de la Fiesta Brava. Su titánica lucha contra la adversidad y esa férrea voluntad de superación le han convertido en un icono para nuestra sociedad, carente hoy de héroes y de personas extraordinarias. Hizo suya la bandera pirata, protagonizó un caso extraordinario en la historia de la tauromaquia y defendió con su bullidora tauromaquia esta cultura milenaria.

Pero como en toda realidad que se precie, lo eternamente idílico no existe y después de su admirable estoicismo el aficionado comenzaba a discutirle su posición. El debate estaba servido: ¿Hasta cuando servirá la moneda del heroísmo a Padilla? La realidad es así de cruel. A veces algo desmemoriada, pero sincera e inteligente. Y en este caso, la realidad ha sido paciente.

La retirada de Padilla –como decíamos— no llegará hasta el otoño próximo. Su último viaje por las plazas con más simbolismo para él dejará un reguero de paseíllos emotivos. De esto no cabe la menor duda. También de sentimientos encontrados tras toda una vida ligado a sangre y fuego con el transparente vestido de torear. Ojalá sea todo por su bien… y el de la Tauromaquia, claro.

En Opinión

Comentarios:

#1 Anónimo: Padilla tendría que haber advertido su situación mucho antes. Aun así, tienes razon Candel: se merece nuestros respetos.

El 02-12-2017

* Campos obligatorios
Texto...
Utilizamos cookies para mejorar la navegación en el sitio. Más información Aceptar