Toca remontar

La temporada americana, la unión de Ramón Valencia y Simón Casas, la celebración o no de la Feria de Valdemorillo… España prepara así el inicio de su temporada taurina
Antonio José Candel / Foto portada: @loardance - Archivo

La temporada americana sigue dejándonos las imágenes de un invierno que comienza a ser largo aquí, al otro lado del Atlántico. Unas imágenes que en ocasiones no se corresponden con la grandeza del mundo del toro, y que en consecuencia trastocan por completo las cualidades de defensa y promoción que este espectáculo exige: su integridad, su emoción y su entrega.

Nada de eso –o lo justo, si no queremos acabar con toda ilusión— aparece por los ruedos sudamericanos. Da igual el lugar: Méjico, Colombia, Perú… Los atropellos son deplorables. A pesar de la inexistente crítica por parte de la mayoría de los medios especializados, el poder inalterable que hoy nos brinda la comunicación rompe esos planes de aislamiento de antaño para darnos a conocer la realidad, la triste realidad de las temporadas americanas de algunas figuras del escalafón. Es un drama. Una batalla perdida.

Mientras tanto, en España tampoco hemos abordado el inicio de este nuevo año de la manera más esperanzadora posible. Ramón Valencia, presidente de la empresa Pagés, y Simón Casas, Presidente de Plaza 1 y de Simon Casas Production, han llegado a un acuerdo de colaboración para gestionar las plazas de toros de Madrid, Sevilla, Valencia, Nimes, Málaga y Alicante. ¿Otro movimiento más para acentuar el monopolio que está desgarrando a la Tauromaquia? Lo comprobaremos…

Una de las primeras ferias sólidas del circuito español, la Feria de San Blas y la Candelaria de Valdemorillo, sigue en el aire después de que el Pleno de su Ayuntamiento votara el pasado jueves en contra del relevo en la concesión de la plaza. Una decisión que debía ser aprobada por mayoría absoluta en pleno y que fue rechazada por los votos en contra de Podemos e Izquierda Unida; y la abstención de Cs, PSOE, un concejal no adscrito y del Partido Popular, situándose una vez más en la ambigüedad partidista sobre la defensa de la Tauromaquia. El tiempo comienza a ser ahora una amenaza que juega en contra de la fiesta de los toros en Valdemorillo, y si no se llega en los próximos días a un acuerdo con ‘Edisan’, la empresa concesionaria, el ciclo –que un principio debería de celebrarse entre los días 4, 9, 10 y 11 de febrero— podría verse abocado al fracaso.

En Opinión

Comentarios:

Todavía no hay cometarios, sea el primero en comentar...

* Campos obligatorios
Texto...
Utilizamos cookies para mejorar la navegación en el sitio. Más información Aceptar