Ventura y Filiberto: perfección e ilusión en La Caverina

El rejoneador, con tres orejas y un rabo, y el torero local, que paseó dos apéndices del tercero, triunfa en un festejo en el que Cayetano, muy apático, se marchó de vacío
Antonio José Candel / Fotos: ToroMedia

Diego Ventura inauguró la tarde ante Botarate, un toro de su propia divisa que manseó de salida. El jinete, montando a Lambrusco, supo revertir esta situación colocando dos rejones de castigo, el segundo algo trasero. A lomos de Fino y Bronce alargó una faena que en sus postrimerías acarrearía sin emoción la embestida cansina del burel ya muy desfondado. Fallo con el rejón de muerte antes de dejar el rejonazo definitivo. Cortó una oreja.

En su segunda actuación imprimió más carácter y supo enardecer a los tendidos compartiendo protagonismo con caballos como Nazarí o Lío, con el que ejecutó quiebros de gran emoción y torería. Supo templar también los tiempos y, sin más innecesarios aderezos, mató de un rejonazo en dos tiempos. Dos orejas y rabo.
6970__77I1335
Vacío y sin fundamento fue el segundo capítulo del festejo. La desidia de Cayetano y su toreo superficial y anodino hizo que pasara inédito ante un toro que tampoco acompañó para que aquel espectáculo alcanzara cotas algo más altas.

Ante Marquesito la actitud fue distinta. Después de compartir el quite con el sobresaliente Enrique Martínez 'Chapurra', brindó al público en un gesto que denotaba otro color para aquel cuento. El final fue el mismo: gris y desordenado. Un desconcierto de muletazos estériles, sin estructura ni mando. A esta falta de equilibrio se unió, una vez más, la ausencia de casta. Mató de estocada tendida y necesitó del uso del verduguillo.
7801__77I1005
Filiberto Martínez volvió a demostrar en su plaza, ante sus paisanos, que continúa madurando el concepto de su toreo. Y no le resultó nada fácil. Con una sonora bronca tronando en La Caverina por la presentación de Pregonero, el primer toro de Valdenebro que sorteó, Filiberto supo redirigir esa presión inicial para lucirse a la verónica. Lo llevó al paso a la cabalgadura de Lobato, que midió bien el castigo. Brindó desde el centro una faena que acompasó con gusto por el pitón derecho. Le costaba romper con todas al animal pero Filiberto tiró de él también al natural. Aprovechó su nobleza extrema, la mayor de sus virtudes, para seguir toreándolo a placer por el pitón derecho. La pega: la falta de ajuste. Aún así, Filiberto anduvo por encima. Pinchó antes de dejar una estocada sin puntilla. Dos orejas.

En sexto lugar se las vio con Vinatero, que arremetió con alegría y empuje en los prolegómenos de la faena. Filiberto le ofreció la muleta por el pitón derecho. Repetía en el engaño e hilvanó una faena que fue de más a menos. Al natural surgieron dudas y el trasteo bajó de intensidad. Ya no se recuperaría. Una estocada entera y perpendicular, que necesitó de golpe de descabello, enfrió el posible premio.
8340__77I1188
- Ficha del festejo:

Plaza de Toros ‘La Caverina’, Calasparra. Más de ¾ de entrada. Se lidiaron toros de Diego Ventura para rejones y de Hdros. de Garzón Valdenebro (que sustituían a Torrehandilla-Torreherberos) para la lidia a pie, de desigual presentación y juego.

Diego Ventura: oreja y dos orejas y rabo.
Cayetano: silencio y ovación con saludos tras aviso.
Filiberto Martínez: dos orejas y ovación con saludos.

- Incidencias:
Diego Ventura fue atendido en la enfermería después de la actuación en su primer toro por un cuadro de vómitos, mareo, baja tensión y deshidratación. Fue tratado con suero y salió a para lidiar al segundo de su lote.

En Crónicas

Comentarios:

#1 Isidro: completamente de acuerdo Candel. nos vemos en septiembre en la feria del arroz.

El 31-07-2018

* Campos obligatorios
Texto...
Utilizamos cookies para mejorar la navegación en el sitio. Más información Aceptar