Rafael González y Francisco de Manuel puntúan en el inicio de la XXIX Feria Taurina del Arroz de Calasparra

El arranque de la XXIX Feria Taurina del Arroz de Calasparra, a pesar de la climatología adversa, deja los primeros nombres propios del ciclo: Rafael González y Francisco de Manuel
Antonio José Candel / Fotos: Paco Sastre

El compromiso por una feria que se concibe para y por el aficionado quedó una vez más demostrado después del férreo empeño con el que el Ayuntamiento de Calasparra y la empresa Chipé Producciones sacaron adelante la primera novillada de la XXIX Feria Taurina del Arroz. Una auténtica tromba de agua parecía anegar el piso de La Caverina minutos antes del inicio del espectáculo, pero el servicio de plaza trabajó a contrarreloj para garantizar las condiciones del albero. Lo lograron y el ciclo calasparreño pudo arrancar a pesar de la media hora justificadísima de retraso que les llevó alcanzar el cometido.

Una novillada que a la postre ofrecería dos partes bien diferenciadas: una primera en la que los novilleros firmarían los pasajes de más calado artístico de la tarde, y un segundo acto en el que la fragilidad de los novillos de Villamarta ahogaron –ahora sí– las esperanzas de la terna.

‘Cumplido’ y Rafael González inauguraron el serial septembrino aún con los tendidos alborotados por el vil chaparrón. Sin titubeos, el novillero madrileño echó rodillas en tierra y recibió al negro bragado con dos largas cambiadas. Ganó el centro del ruedo toreando a la verónica y se abandonó en un gustoso quite por chicuelinas. Gesto de torero agradecido el que tuvo con los areneros al brindarle la muerte de este novillo, responsables –en buena parte– de que su oportunidad para conseguir la Espiga de Oro se mantuviera viva por aquellos entonces. Inició a pies juntos, conjugando torería y quietud. Pronto adivinaría las condiciones que el animal le ofrecía por su pitón izquierdo para destaparse sereno, suave y abriendo los vuelos de la muleta para que el de Villamarta refrendara la apuesta voluntariosa y sincera de González. Las luquinas, como broche, y la estocada entera confirmaron la primera oreja de la feria.

Ni una opción tuvo con el que sorteó en cuarto lugar, que muy pronto dejó entrever la escasa condición que atesoraba. Manso a rabiar, suelto y sin fijeza no acometió nunca a las telas de Rafael. Él insistió sin peros mientras aquello había claudicado.
9838_1-0
Ángel Téllez sorteó en segundo lugar a ‘Engañadito’, un negro listón situado muy al límite del denominado ‘novillo de Calasparra’. El público, objeto del brindis por parte del toledano, pronto se mostró a favor de obra. Y es que Téllez rubricó algunas tandas de naturales perfectas: compás, ritmo, verdad. Con el de Villamarta ya muy rajado, Ángel le volvió a abrir los caminos en la misma puerta de toriles. Las bernardinas finales, con el eco del primer recado presidencial, adelantaban al joven que la faena no puede demorarse tanto. Que ese pecado suele cobrarse un precio. Y así fue: se pasó de faena y nada le ayudó su antagonista a la hora de ejecutar la suerte suprema. La espada emborronó su labor.

Al quinto, que marcó querencia de salida, se le ofreció una lidia horrorosa. Demasiados capotazos que terminaron por amedrentar las pocas opciones de ‘Acusadillo’. En la muleta, el novillo se echó y Ángel Téllez no tuvo otra opción que pasaportar al utrero que fue despedido con una sonora bronca.
8362_2-0
Francisco de Manuel es otro de esos novilleros que están llamados a seguir refrescando el escalafón superior. Conocimiento de los terrenos, despaciosidad, temple, sabor, torería... Estas fueron algunas de las trazas que definieron al madrileño en el coso de La Caverina. Y lo hizo desde el saludo capotero, logrando verónicas muy lentas.Una media mirando a los tendidos. Otra de mano muy baja. ¡Genial! Como el resto de los hermanos, se descompuso en banderillas. Brindó al público e inició de rodillas, con muletazos vibrantes que borraron del tendido muchos de los paraguas que aún se resistían a tintar los tendidos. Su concepto del temple le permitió enroscarse a ‘Fundalista’ a la cintura. La embestida saltarina, protestona, en los naturales aplomaron el lucimiento y el buen hacer del novillero. Releída la tesitura de la faena, de Manuel volvió al pitón derecho. Desmayado consiguió ‘olés’ de manicomio. El final, el que nadie deseaba: erró con los aceros y el premio quedó en un apéndice.

El sexto se movió con brío en el capote de Francisco de Manuel. Con chicuelinas al paso guio al bueno de ‘Jerezoso’ hasta los terrenos del caballo que montaba José Ney Zambrano, que midió mucho el castigo. Un quite con cuatro verónicas y una media hicieron soñar con la primera puerta grande del ciclo. Eso mismo pensó Francisco, que volvió a brindar al público una faena a la que imprimió distancias y tiempo, abrochando las tandas con vistosos pases de pecho. La espada volvió a fallar y resquebrajó toda esperanza de triunfo.9599_3-1
- Ficha del festejo:

Primera novillada de la XXIX Feria Taurina del Arroz. Novillos de Villamarta, bien presentados y con opciones, a excepción de cuarto y quinto. El sexto, el de mejor nota.

Rafael González: oreja tras aviso y ovación con saludos.
Ángel Téllez: ovación con saludos tras dos avisos y ovación con saludos.
Francisco de Manuel: oreja y ovación con saludos.

El festejo comenzó con retraso por la lluvia. Saludó en banderillas tras parear al sexto Juan Carlos Rey.
5390_0

En Crónicas

Comentarios:

Todavía no hay cometarios, sea el primero en comentar...

* Campos obligatorios
Texto...
Utilizamos cookies para mejorar la navegación en el sitio. Más información Aceptar