El Fandi triunfa en la despedida de Liria en La Condomina

El torero granadino, que paseó un total de cuatro orejas, fue el triunfador de la tercera corrida de toros del ciclo murciano. Roca Rey cortó otras tres y Liria tuvo que conformarse con los dos apéndices que consiguió del gran primero
Antonio José Candel / Fotos: Toromedia

La reaparición de Pepín Liria en La Condomina con motivo de sus 25 años de alternativa junto a El Fandi y Andrés Roca Rey fue una apuesta extraordinaria de triunfo. Los tendidos del coso murciano registraron la mejor entrada en años y ese ambiente acompañó al triunfalismo excesivo que, una vez más, pudo retratar a Murcia como uno de los iconos más festivaleros del panorama taurino actual.

Pepín Liria, fiel a su histórica tauromaquia, se fue hasta la puerta de chiqueros para recibir a su primer antagonista. De rodillas, expuso en una larga cambiada. Otro farol rodillas en tierra y una tanda de verónicas en la que a punto estuvo de ser arrollado propiciaron los primeros gritos de “¡Pepín, Pepín!”. Brindó a su público una faena cuyo máximo exponente fue la calidad, el ritmo y la bravura de ‘Ruiseñor’. El de Victoriano descorchó para el diestro de Cehegín el mejor regalo para su alternativa: templanza en la embestida, fijeza, suavidad, nobleza, codicia… Ante esto, Liria lo embarcó en muletazos muy expresivos por el pitón derecho. Dos series muy en redondo antes de probar el pitón izquierdo. También le regaló por ese lado profundas embestidas, pero por ahí el torero anduvo más dubitativo. Con el toro ya venido a menos, al hilo de las tablas, dejó torerísimos circulares. La estocada trasera y caída hizo rodar al toro, que fue ovacionado en el arrastre.

Tras una merienda interminable, de las más largas que se recuerdan por el lugar, Liria sorteó al garbanzo negro del encierro. El toro, un manso encastado venido a más tras los dos primeros puyazos de los que salió despavorido, se empleó en otros tres encuentros en los que se le pegó más que a todos los toros juntos de esta feria. La lidia, horrible, tampoco ayudó a apaciguar al toro. El diestro pudo justificarse y mató tras varios pinchazos.
3097__77I8565
David Fandila ‘El Fandi’ todavía tiene un gran cartel en Murcia. Temporada tras temporada, la comunión del diestro de Granada con sus súbditos condomineros aumenta y este factor es vital para poder disfrutar de su particular tauromaquia. Pudo lucirse con la capa frente a ‘Jabardillo’, otro toro de muy justa presentación. Dos largas cambiadas, sentidas verónicas, un quite por navarras. Después su espectáculo en banderillas. Y para colmo una faena de lo más larga. Todo esto fue suficiente para que, acomodado en los terrenos del sol, aquello rompiera en un festivalazo de palmas y bulerías. Mató de estocada trasera pero muy efectiva y el usía, un día más, cómplice de la demagogia taurina concedió las dos orejas.

El quinto fue otro toro sin cuajo. Un quite por lopecinas, preludio de otro sonado tercio de banderillas, lo volvieron a acondicionar todo para que el final no fuera muy distante al del capítulo anterior. Firmó otra faena larga y espesa, con continuos gestos al tendido, antes de dejar otra estocada defectuosa que no necesitó de puntilla.
2454__77I9555
Andrés Roca Rey tuvo que emplearse de salida antes de poder sujetar por chicuelinas a otro toro abanto de la divisa negra y amarilla. En el caballo recibió el castigo más testimonial de la feria: un puyazo que no le hizo ni sangrar. Y tómense esto de manera literal. ¡Y en banderillas sobraron con dos pares! Consciente el peruano de que la obra no alcanzaba grandes cotas, cerró el trasteo con emocionantes bernardinas cambiando el viaje del animal en el último momento. Enterró la estocada caída después de un metisaca.

‘Dorado’ fue otro toro con la virtud, creo que hoy se le llama así, de la máxima obediencia. Dócil hasta el extremo, Roca Rey pudo pasearse delante de los pitones de este colorado como un guiri lo hace por Benidorm. Ellos se quejan de que “por allí andan demasiados españoles”, y algunos en la plaza voceaban que con esa birria desbravada se atreverían a probarse un vestido de torear. Con todo esto, el burel dijo poco y el trasteo de Roca Rey fue correcto aunque falto de ambición.
6093__77I9241
- Ficha del festejo:

Plaza de toros de ‘La Condomina’. Tercera de abono. Lleno en los tendidos. Toros de Victoriano del Río, de desigual presentación y juego destacando al gran primero.

Pepín Liria: dos orejas y ovación con saludos.
David Fandila ‘El Fandi’: dos orejas y dos orejas.
Andrés Roca Rey: dos orejas y oreja.

Incidencias: Tras el paseíllo de esta corrida de la prensa, lo directivos del colegio oficial de periodistas hicieron entrega de un recuerdo a los toreros y al ganadero, así como al empresario Ángel Bernal al cumplir 40 años al frente del coso de La Condomina.
8308__77I8308

En Crónicas

Comentarios:

Todavía no hay cometarios, sea el primero en comentar...

* Campos obligatorios
Texto...
Utilizamos cookies para mejorar la navegación en el sitio. Más información Aceptar