El editorial de Candel en esRadio

«El Premio Nacional de Tauromaquia 2018 viene a reconocer el ejemplo de lucha y superación de un hombre, de Juan José Padilla, que supo hacer de aquel 7 de octubre de 2011 un punto de auténtica inflexión en su vida y la de los suyos»
Antonio José Candel / Foto portada: Javier Sesma

No había ninguna duda: Padilla se despedirá de los ruedos con el Premio Nacional de Tauromaquia 2018. El jurado convocado por el Ministerio de Cultura ha elegido al diestro jerezano en reconocimiento a sus 25 años de carrera. 25 temporadas en las que ha lidiado cerca de 1.500 corridas de toros y en las que ha alcanzado incontestables triunfos en las principales plazas de toros del mundo.

Pero este premio no es simplemente un reconocimiento a esos fríos y anónimos números; no es sencillamente una muestra más de esa hipócrita simpatía de oficio que solemos demostrar hacia toda clase de persona más o menos mediática. El Premio Nacional de Tauromaquia 2018 viene a reconocer el ejemplo de lucha y superación de un hombre, de Juan José Padilla, que supo hacer de aquel 7 de octubre de 2011 un punto de auténtica inflexión en su vida y la de los suyos.

Cuando la sociedad, y digo la sociedad no solo el mundo del toro, le daba por desahuciado, ‘El ciclón de Jerez’ supo recontestar con una sonrisa y con un mensaje de esperanza. De Fe… La mueca machacada del artista no fue óbice para volver a enfundarse el vestido de luces en Olivenza apenas cinco meses después de aquella tarde de desgracia zaragozana.

Con estoicismo y honor supo encarnar algunos de los valores de la Tauromaquia como son el esfuerzo, la entrega y la capacidad de superación. Un ejemplo proyectado más allá de los ruedos y que ha convertido al torero en un ejemplo social que los de siempre, podemitas y demás vagos mentales, no podrán nunca –jamás– llegar a igualar. ¿Por qué digo esto? Echenique, secretario de Organización de Podemos, se permitió de nuevo cargar contra la Tauromaquia, el premio y Padilla para reabrir el absurdo y estéril debate del referéndum sobre los toros en España.

La deriva prohibicionista del defraudador de la Seguridad Social y sus socios morados, todo en clave electoral, no deja de ser otra muestra de la impertinencia y la desnortada hoja de ruta que Podemos ha adoptado definitivamente para erigirse sin tapujos como un partido de ambiciones dictatoriales.

Mientras tanto, clase de democracia –una vez más– del mundo del toro. Que si. Que muchas son nuestras debilidades. Diversos los intereses. Pero la importancia cultural del arte del toreo en nuestro país no está sujeto al contemporáneo capricho urbanita. Padilla es un icono para la sociedad. Eso no lo pueden ocultar. ¡Enhorabuena, maestro!
1817_padilla
El diestro Juan José Padilla sale por la Puerta del Príncipe tras cortar tres orejas en la Feria de Abril de Sevilla de 2016. / EFE

En Opinión

Comentarios:

Todavía no hay cometarios, sea el primero en comentar...

* Campos obligatorios
Texto...
Utilizamos cookies para mejorar la navegación en el sitio. Más información Aceptar