David Fernández: “Sería un orgullo y una suerte torear un mano a mano con Antonio Puerta en Cehegín”

El matador de toros David Fernández fue el protagonista del acto celebrado en la noche del pasado martes en el Real Club Taurino de Murcia. El ceheginero se sinceró durante el transcurso de una tertulia en la que se mostró feliz, realista y muy transparente
Redacción

El nuevo matador de toros se mostró orgulloso de esa nueva condición, afirmando que: “Es un sueño cumplido. Después de una lucha tan grande de sangre, sudor y lágrimas, por fin puedo decir que soy matador de toros, se cumple un sueño y se abre la puerta a otros sueños nuevos que están por cumplir”, añadiendo que: “Ahora la lucha es la misma pero el enfoque es diferente, ahora quiero disfrutar de lo que hago conforme voy luchando por lo que quiero. La clave del torero es la felicidad, si el torero no está feliz no puede transmitir nada”.

De la tarde del doctorado el 10 de junio, David aseguró que fue el mejor momento de su vida, no sólo por conseguir el sueño de convertirse en matador de toros, sino por cómo se gestó y cómo se desarrolló todo. El diestro ceheginero destacó el cariño que le mostraron toda la tarde tanto Enrique Ponce como El Fandi, destacando las palabras que le dedicó su padrino durante la ceremonia de cesión de trastos. “De lo que me dijo me quedo con que estuviera orgulloso de dónde había llegado y que prosiguiera mi camino respetando al toro, al toreo y a los compañeros”, aseguró.

David también habló largo y tendido sobre su reciente paso por tierras peruanas donde ha sido proclamado triunfador de la feria de Recuay, anunciando que hará campaña en Perú el próximo año y que hoy en día ya tiene seis corridas firmadas para los meses de enero y febrero. Calificó la experiencia como maravillosa y contó anecdóticamente las dificultades que presenta torear a 4000 metros de altura. “En Perú la gente lo vive con una gran pasión y los toreros somos tratados como auténticos héroes. Me siento muy afortunado de haber vivido esa experiencia”.

Recordando la dureza de su etapa de novillero, David Fernández tuvo palabras de elogio para el que fuese su apoderado en esa época, Joaquín López Ríos: “Joaquín no es perfecto, pero es una buena persona. He estado cinco años con él y ha habido cosas buenas y malas, pero todo lo ha hecho con el corazón y por derecho. Joaquín se ha desvivido por mí”.

Finalmente lamentó que finalmente se suspendiese la tradicional corrida de toros en Cehegín del 10 de septiembre en la que se encontraba anunciado, y afirmó que: “Tengo una gran admiración por Antonio Puerta. Para mí sería un orgullo y una suerte poder torear un mano a mano con él en Cehegín”.

Antes de despedirse David Fernández aseguró tener una espina clavada y es la de no haber podido torear nunca el Festival del Cáncer de Murcia. “Me muero de ganas por torear ese festival, creo que he hecho méritos para estar anunciado y merezco torearlo. Ojalá algún día pueda ver cumplido ese sueño”, concluyó.

En Noticias

Comentarios:

Todavía no hay cometarios, sea el primero en comentar...

* Campos obligatorios
Texto...
Utilizamos cookies para mejorar la navegación en el sitio. Más información Aceptar