El editorial de Antonio José Candel en esRadio


Decía James Stewart en el papel de Jefferson Smith en ‘Caballero sin espada que «las causas perdidas son las únicas por las que merece la pena luchar». Y es que algunas luchas emprendidas por los llamados ‘toreros modestos’ parecen ser auténticas y titánicas causas perdidas
Antonio José Candel

Que los hermanos Miura son de los ganaderos más intuitivos de nuestro campo bravo es una realidad que pocos, a estas alturas, se atreverían a contradecir. Casi con total seguridad –incluso a pesar de que fuera una decisión tomada a priori– la reflexión que los ha llevado ha decidir que su presencia en la plaza de toros de Valdemorillo sea la única de toda la temporada en la Comunidad de Madrid, mucho tiene que ver con el desilusionante juego que ofrecieron los toros del hierro de Zahariche en el cierre de la feria de San Blas y la Candelaria. Ninguno de los toros que pisaron el albero valdemorillense encarnó a ese anhelado, impredecible y mítico animal que consiguiera olvidar la exasperante fuga de casta, poder y bravura que sufren hoy los toros de la legendaria divisa sevillana.

Las Ventas, no; pero Pamplona, Sevilla, Bilbao y posiblemente Albacete –dejando al margen los destinos franceses– serán las únicas plazas españolas que sondeen el devenir de una ganadería tan incomparable como necesaria para la Tauromaquia. La expectación despertada –eso sí– por el debut de Miura en Valdemorillo tuvo como respuesta un casi lleno en los tendidos del coso de ‘La Candelaria’, al que debemos de sumar los miles de aficionados que pudieron seguir el cierre del serial a través de las cámaras de TeleMadrid. La ocasión lo merecía.

Con estos mimbres, Manuel Escribano y Pepe Moral completaron una tarde íntegramente sevillana en la que –una vez más– pudimos comprobar cual es la taxativa realidad de la fiesta brava. Esa bifurcación de caminos que enfrenta dos destinos tan opuestos: el triunfo y la fatalidad. El primero sería para la plenitud lidiadora de Escribano; y el segundo para un Pepe Moral que resultó herido por el segundo de la tarde sufriendo una cornada interna en su rodilla izquierda.

Pero si un nombre ha resonado con fuerza durante estos días en el municipio de la sierra madrileña ha sido el de Rafael González. El novillero, herido -y haciendo caso omiso del manantial de sangre que brotaba a lo largo de su media hasta el talón– dio un ejemplo de garra torera. De amor propio y respeto por el vestido de luces. Una master classde cómo la disposición en un novillero es la única cualidad innegociable, sin necesidad de ‘relator’ alguno. El toro y su muleta; su voluntad y los sueños.

Capítulo a parte merece la descastada y floja corrida de La Palmosilla en un año crucial para la divisa gaditana. Sevilla y Madrid. El debut en Pamplona… Solo las pinceladas de artista plasmadas por Curro Díaz y la raza de Juan del Álamo salvarían una tarde en la que Román proyectó una imagen imprecisa. Carente de orden y con apenas nitidez.
Pero si hablamos de la parte amarga de esta feria tenemos que volver la vista hasta la puerta grande de ‘La Candelaria’. Hasta el portón de los sueños convertido durante estos tres días en el pórtico de las lamentaciones. Unas lamentaciones que encarnó Miguel de Pablo. Vestido de luces, pese a no estar anunciado en la feria. Cada tarde, puntual, a pesar de no envolverse el capote de paseo. El diestro madrileño protestó así por su no inclusión en la Feria de San Blas de la localidad serrana.

Decía James Stewart en el papel de Jefferson Smith en ‘Caballero sin espada que «las causas perdidas son las únicas por las que merece la pena luchar». Y es que algunas luchas emprendidas por los llamados ‘toreros modestos’ parecen ser auténticas y titánicas causas perdidas. ¿Merece la pena luchar? Por supuesto que sí. No lo olvidemos: la heroica, la epopeya, el sufrimiento, la gesta… siempre han formado parte del devenir taurino. Lo de la justicia, lamentablemente, ya es otra cosa.

En Opinión

Comentarios:

Todavía no hay cometarios, sea el primero en comentar...

* Campos obligatorios
Texto...
Utilizamos cookies para mejorar la navegación en el sitio. Más información Aceptar