Paco Ureña: «Soy un afortunado porque la vida me ha dado la oportunidad de volver a torear»


El diestro lorquino respondió en directo a las preguntas que los aficionados pudieron lanzar a través de un chat organizado por el diario El Mundo. Ureña vuelve a los ruedos después de perder el ojo izquierdo como consecuencia de la cornada sufrida en la Feria de Albacete
Mirian Garre García / @Miriiaan8

Paco Ureña vuelve a los ruedos. Esa es la gran noticia. Y uno de los principales atractivos de la ya concurrente feria de Fallas. El torero de Lorca volverá a enfundarse el vestido de luces el próximo sábado, 16 de marzo, en el ciclo valenciano junto con Enrique Ponce y José María Manzanares después de perder el ojo izquierdo como consecuencia de la cornada sufrida en la pasada feria de Albacete.

Y es que el diestro lorquino tiene claro que con su vuelta, condicionada por un nuevo y difícil avatar, no pretende buscar el beneplácito fácil del aficionado. «No pienso si tengo solamente la visión de un ojo o no. Me encuentro perfectamente capacitado para poder hacerlo con el mismo compromiso con el que me fui o con el que tuve que parar para recuperarme». Además, ha declarado que este tiempo de recuperación le ha servido «para poder ser más consciente de todo y tener mucho tiempo para poder buscarme y poder profundizar más en lo que creo que para mí es el toreo», añadiendo que ansía, por encima de todo, «conseguir ser mejor torero, ser más fiel a mí mismo, respetar cada día más al animal por el cual estoy aquí».

La forma en la que Paco Ureña enfrenta esta temporada –que duda cabe– es muy distinta respecto a las planificadas con anterioridad. Una de las etapas más transcendentales de estos últimos meses fue la que le permitió recuperar sensaciones frente a la cara del toro. «La verdad que fue el día más feliz de mi vida porque después de todo lo que había sucedido, tener la oportunidad de ponerme delante de un animal, ha sido el día más especial de toda mi vida». En este sentido, Ureña ha confesado que ha tenido que entrenar su mente «para que aprenda que solo tiene que dar señales a un ojo».
2677_IMG_6489
Las zozobras que han sacudido casi sin descanso a Ureña no han conseguido volcar su voluntad de superación. Su empeño por volver. Unas sombras que para el torero han estado capitalizadas por el tiempo y las dudas. «El tiempo ha sido muy largo y había mucha inseguridad y mucha indecisión de no saber qué iba a ocurrir con el ojo hasta que saltó la infección y hubo que quitarlo. Ahí ya han desaparecido todos los problemas. Esto ha sido lo peor».

Ureña ha tenido también palabras de agradecimiento para Juan José Padilla y su familia, sustento importante a lo largo de este proceso. «Padilla ha sido una de las personas que más me ha apoyado. Él y su familia. Y seguimos hablando. Al final el pasar por algo igual crea una conexión especial».

Sobre la tarde de aquel fatídico 15 de septiembre en la plaza de toros de Albacete, Paco Ureña ha afirmado que «era consciente desde el primer momento que era muy grave y que no iba a volver a ver porque las sensaciones eran muy claras». Ahora, volverá a Madrid, a una de sus plazas, para enfrentarse de nuevo a toros de la ganadería de Alcurrucén, una tarde, un compromiso, que –según el torero– «te hace recordar cosas», añadiendo: «no le tengo ningún rencor ni al toro ni a la ganadería. De hecho, creo que es una de las ganaderías más importantes que hay en el mundo del toro».

Esta tarde de reencuentro en Las Ventas surgió como resultado del sorteo de San Isidro, el nuevo método ideado por el empresario francés Simón Casas para confeccionar los carteles en la primera plaza de toros del mundo. Un sistema que para el torero de Lorca «ha despertado el interés de los aficionados y el mundo del toro lo ha aceptado muy bien».

Sobre la temporada que el próximo sábado comienza en Valencia y de la que el aficionado sigue esperando grandes momentos, Ureña ha aseverado que reaparece «totalmente como me fui, no busco ni un cariño especial ni nada solo busco intentar ser mejor torero y que todos los que vayan a verme disfruten con mi toreo. No me asusta decepcionar a los aficionados porque lo primero es que yo no voy a decepcionarme a mí. Si yo creyese que voy a decepcionar no volvería a torear». Del mismo modo, también ha defendido su voluntad de seguir apostando por la diversidad de la cabaña brava, dando valor a su apuesta de entrar en un sorteo en el que «me podía haber tocado la corrida de Adolfo Martín».

También ha habido lugar para cuestiones referidas a Lorca y su plaza de toros. Al proceso de rehabilitación que ya afronta el viejo coso de Sutullena: «No sabría decir un cartel. Creo que cualquier cartel que se haga para ese día va a ser un cartelazo y va a tener el que se merece la plaza de Lorca para volver a darnos muchas tardes de toros».

Por último, Paco Ureña ha querido dejar un mensaje de esperanza, un mensaje con el ha defendido que en la vida «todo lo que uno se propone lo puede conseguir y que se sale de todos los problemas y de todas las adversidades. Nunca dejéis de soñar y luchar porque al final la vida es para disfrutarla».
1042_IMG_6481

En Entrevistas

Comentarios:

#1 Anónimo: seguirá dando mucho de que hablar. Paco Ureña es un ejemplo de superación y vida

El 13-03-2019

* Campos obligatorios
Texto...
Utilizamos cookies para mejorar la navegación en el sitio. Más información Aceptar