Del compromiso voluntario a la dejadez más absoluta


Que la comunicación es un aspecto fundamental en cualquier empresa es algo que en el siglo XXI no se discute. No es así –todavía– en muchas facetas de la tauromaquia. La Escuela de Tauromaquia de la Región de Murcia es el ejemplo perfecto de esa dejadez comunicativa que actúa en detrimento de la misma entidad
Jesús Cano Melgarejo

El compromiso es algo más que una mera actitud. No sé puede dejar de ejercer una función adquirida en su día por voluntad propia si no hay motivos justificados. La Escuela de Tauromaquia de la Región de Murcia necesita urgentemente un gabinete de comunicación que atienda a todos los medios, sin excepciones.

La pasividad por parte de la directiva de esta institución sobre este tema está perjudicando seriamente a los alumnos, que de manera personal nos hacen llegar el resultado de los espectáculos en los que actúan.

Esta dejadez, sin embargo, no será obstáculo para que Tendido de Sol siga cumpliendo con el compromiso que tiene adquirido con la cantera porque esa es nuestra seña de identidad.

En Opinión

Comentarios:

Todavía no hay cometarios, sea el primero en comentar...

* Campos obligatorios
Texto...
Utilizamos cookies para mejorar la navegación en el sitio. Más información Aceptar