Bendita paciencia


Alejandro Fernández, alumno de la Escuela de Tauromaquia de la Región de Murcia, ha aguardado con paciencia el momento de debutar en público
Jesús Cano Melgarejo

Hay personas que saben esperar con calma a que las cosas sucedan. Alejandro Fernández, alumno de la Escuela de Tauromaquia de la Región de Murcia, ha tenido la paciencia de esperar el glorioso momento de debutar en público. La ilusión por ser torero y el apoyo constante de quienes confían en él, han sido sus principales avales para poder dar este agigantado paso.

Las dos orejas que cortó el pasado domingo en la plaza de toros de Albacete a un añojo de la ganadería de Martín Carrasco y María Mercado, fueron el prólogo de un ilusionante arranque de carrera. A partir de ahora el ciezano deberá seguir formándose como torero, paso a paso, como siempre se han hecho las cosas, sin prisas pero sin pausa.

En Opinión

Comentarios:

Todavía no hay cometarios, sea el primero en comentar...

* Campos obligatorios
Texto...
Utilizamos cookies para mejorar la navegación en el sitio. Más información Aceptar