Paco Ureña escribe con el oro de su pureza y verdad una nueva página en la historia de la Tauromaquia


Paco Ureña consigue reescribir la historia en Vista Alegre tras cortar cuatro orejas en una tarde para el recuerdo. La última vez que un matador cortó cuatro orejas en Bilbao fue Manuel Benítez ‘El Cordobés’ en 1964
Redacción / Fotos: Chopera Toros

El diestro Paco Ureña ha hecho historia en la feria de Bilbao gracias a un sonoro y rotundo triunfo de cuatro orejas, pedidas y concedidas por una plaza totalmente volcada con su toreo ante un lote de Jandilla.

Paco Ureña comenzó su primera faena por muy firmes estatuarios. Cuatro le indilgó a ‘Ingresado’. Los pases de pecho y dos naturales soberbios ya hacían presagiar que algo grande podía ocurrir ante el encastado tercero. Entregadísimo el torero de Lorca, roto por ambos pitones con algunos muletazos al ralentí. La pureza y la verdad del toreo. La rúbrica a la obra llegó con una estocada a matar o morir de la que salió trágicamente volteado. Por suerte no hubo cornada.

Ante ‘Gruñidor’, un negro mulato listón de 541 kilos, Ureña dibujó una obra repleta de elasticidad y belleza, en la que exprimió la fijeza y la nobleza del toro de Jandilla. Los tendidos volvieron a volcarse con Ureña. Cada pase derrochaba despaciosidad; el más puro de los clasicismos. Cada “olé” rebosaba gusto y alababa la búsqueda constante de la pureza. El murmullo por la cierta percepción de que algo histórico estaba a punto de ocurrir invadía fervorosamente los tendidos del coso de Vista Alegre. La estocada, otra oda a la muerte del toro bravo; las dos orejas, escribieron otra página para la historia de la Tauromaquia.

La última vez que un matador cortó cuatro orejas en Bilbao fue Manuel Benítez ‘El Cordobés’ en 1964.
3513_02A81E22-9BFE-4205-8191-820F80AF1D32
3474_341BB0D4-8290-4B19-9578-5970ADF3AC87

En Crónicas

Comentarios:

Todavía no hay cometarios, sea el primero en comentar...

* Campos obligatorios
Texto...
Utilizamos cookies para mejorar la navegación en el sitio. Más información Aceptar