Menos festejos, más preocupación


Calasparra ha ocupado con todos los honores lo más alto del cajón seguida de la ciudad de Murcia y la incombustible localidad de Blanca
Jesús Cano Melgarejo

Los espectáculos taurinos continúan en caída libre. 2019 ha dejado números mucho más que preocupantes. Aquí no hay fórmulas mágicas que arreglen un problema muy gordo. Calasparra ha ocupado con todos los honores lo más alto del cajón seguida de la ciudad de Murcia y la incombustible localidad de Blanca.

Entre los tres municipios han sumado 18 festejos, 10 novilladas con picadores, cuatro corridas de toros, dos festejos sin picadores y un festejo de rejones, hasta aquí todo normal. Abarán ha vuelto a salvar los muebles un año más, mientras que Cieza sigue inmersa en una crisis sin precedentes.

Que mal pintan las cosas en la Ciudad del Melocotón. Cehegín acogió una gran corrida de toros en el mes de abril con Morante de la Puebla, José María Manzanares y Roca Rey en el cártel, la fuerza empresarial de Juan Reverte. San Javier, Yecla, Torre Pacheco, Mula y Ramonete (Lorca) también programaron toros durante este 2019. Y colorín colorado este cuento aún no se ha acabado. O sí.

En Opinión

Comentarios:

Todavía no hay cometarios, sea el primero en comentar...

* Campos obligatorios
Texto...
Utilizamos cookies para mejorar la navegación en el sitio. Más información Aceptar