A la velocidad de la justicia


Aquí nadie se aparta para dejar paso a quienes de forma desinteresada quieren levantar el ánimo de aquellos que todavía, y a pesar del chaparrón, siguen soñando con ser toreros
Jesús Cano Melgarejo

España tiene un sistema judicial muy lento. La tardanza en la resolución de los casos lleva a veces a la desesperación más absoluta. Desde que se conoció la noticia de los presuntos abusos del profesor de la Escuela de Tauromaquia de la Región de Murcia, el funcionamiento de la entidad se ha contagiado del sistema judicial.

Aquí nadie se aparta para dejar paso a quienes de forma desinteresada quieren levantar el ánimo de aquellos que todavía, y a pesar del chaparrón, siguen soñando con ser toreros. Tiempo habrá de depurar responsabilidades, pero lo que ahora importa de verdad es levantar el ánimo mermado por los acontecimientos de sus alumnos.

Este desagradable asunto necesita una solución inmediata, clara y con garantías para poder seguir haciendo cantera. Señores políticos del Gobierno Regional no dejen pasar más el tiempo, cojan el toro por los cuernos y busquen un arreglo, que lo hay, a este indeseable problema.

En Opinión

Comentarios:

Todavía no hay cometarios, sea el primero en comentar...

* Campos obligatorios
Texto...
Utilizamos cookies para mejorar la navegación en el sitio. Más información Aceptar