Los toros: un espectáculo seguro


La temporada taurina que aún no alcanzamos ni a previsualizar pero que pronto —créanme— se abrirá de capa con el 21 como guarismo podría suponer la quiebra definitiva para la tauromaquia en muchas provincias


Jesús Cano Melgarejo

Los espectáculos taurinos celebrados durante la temporada 2020 han sido seguros. Las medidas sanitarias impuestas por las autoridades se han aplicado por parte de los empresarios a rajatabla y de manera ejemplar, lo que ha supuesto un gran orgullo.

¿Se imaginan que una persona se hubiese infectado por Covid-19 en una plaza de toros? Hoy estaríamos hablando de un crimen condenado sin opción de redimirnos. El monstruo mediático creado por este gobierno social-comunista habría sido implacable.

Los que se han atrevido a dar toros este año han interpuesto la seguridad del espectador por encima de sus intereses. ¡Bravo, valientes! Vuestro trabajo ha obtenido el reconocimiento de la mayoría de los taurinos, que han llenado el aforo permitido en la mayoría de los festejos que se han dado en España y Francia.

Murcia, por su parte, no ha encontrado ni el arrojo necesario ni la afición imprescindible para apostar por ese escenario propicio que ofreciera al huérfano murciano una tarde de toros. La pluralidad de circunstancias (complicadas) en las plazas murcianas, las medias tintas del Gobierno regional y, como puntilla, los casos de presuntos abusos sexuales en la ET de la Región de Murcia nos colocan en una posición realmente controvertida de cara a un 2021 para la reconstrucción.

La próxima campaña, por tanto, no será fácil. 2021 volverá a ser otra prueba de fidelidad a la tauromaquia. Mucha suerte para todos.


En Opinión

Comentarios:

Todavía no hay cometarios, sea el primero en comentar...

* Campos obligatorios
Texto...
Utilizamos cookies para mejorar la navegación en el sitio. Más información Aceptar